Manejo Fitosanitario de la Langosta.

Hoy en día no solo es importante producir más sino mantener estándares de mayor calidad y con la mayor inocuidad posible para el medio ambiente y para la salud humana.

Productos de control selectivo, moléculas a base de sustancias naturales como extractos de ajo, canela y neem, así como la práctica de manejo integrado de plagas y el uso de insecticidas biológicos, han cobrado suma importancia y han llamado poderosamente la atención de la población en general y no solo la de quienes producen en el campo o quienes se dedican a la venta de insumos agrícolas.

La razón principal radica en la exigencia una mayor cantidad de personas, instituciones y empresas de producir alimentos con un certificado de inocuidad con el objeto de llevar mejores alimentos a los anaqueles y a los hogares además de contribuir a reducir significativamente el impacto ambiental.

El manejo integrado de plagas (MIP por sus siglas) consiste en el monitoreo continuo de las poblaciones de fauna benéfica que coadyuvan en el control de plagas de los cultivos ya sea para evitar al máximo las aplicaciones de pesticidas y permitir que el depredador ejerza un control sobre el insecto plaga o bien para determinar cuándo usar insecticidas selectivos que respeten la actividad depredadora de dichos insectos.

Dichas poblaciones pueden ser naturales o inducidas mediante la liberación de colonias de insectos reproducidos en laboratorios y que ayudan al hombre a mantener controladas las poblaciones de insectos considerados como plagas. En la imagen se puede observar unas pequeñas avispitas llamadas trichogramas que parasitan larvas de gusanos y otros insectos causándo primero inactividad, posteriormente inanición y finalmente la muerte al alojar una nueva avispita que devora internamente a su hospedero.

Los extractos naturales a base de neem, canela, ajo y chile también han mostrado una buena eficacia en el manejo de la agricultura orgánica y el manejo integrado de plagas actuando principalmente como repelente de insectos en fase preventiva.

Otro método sumamente eficaz ha sido el uso de hongos entomopatógenos como la bauveria bassiana, trichoderma y el bacillus subtilis que ejercen un eficaz control sobre plagas que usualmente no se ven a simple vista como la gallina ciega, los nematodos y los ácaros así como otras plagas de importancia económica alta en cuanto a los daños que ocasionan a las cosechas.

Y por último tenemos a la nueva generación de productos agrícolas que tienen un efecto sistémico y específico sobre las plagas de mayor importancia económica. Estos productos han sido evaluados y aprobados por laboratorios y las organizaciones certifican la inocuidad de los productos cosechados.

Fuente: El Surco