Las mezclas físicas en los fertilizantes.

El uso de mezclas físicas de fertilizantes es una práctica común en la agricultura, donde el proceso de manejo de las mezclas ha alcanzado cierto grado de industrialización. No obstante, cuando en la preparación de las mezclas se utilizan fuentes con tamaños, pesos y características diferentes, su aplicación puede ser menos eficiente que el uso de la fuente simple. Por ello la calidad de los productos utilizados en las mezclas y su compatibilidad química tienen un papel muy importante en el valor nutritivo del producto resultante.

Por su parte, la mezcla física es una tecnología que permite ajustar los niveles de cada uno de los nutrientes y, por lo tanto, es muy útil en el sistema de agricultura de precisión. Además, con la formulación adecuada, la mezcla física puede ser más económica que la fertilización completa con NPK comercial y se puede conseguir un efecto agronómico similar.

No todos los materiales pueden ser utilizados para la producción de mezclas físicas fertilizantes debido a que existen incompatibilidades químicas que no permiten la combinación de algunas materias primas, como en el caso de la urea con nitratos de amonio o cal. Así mismo, el tamaño uniforme de las partículas es determinante para lograr una buena mezcla y evitar la alta segregación de los componentes que se evidencia en el campo cuando los cultivos no crecen de manera uniforme.

La mezcla física es una tecnología que permite ajustar los niveles de cada nutrimento y puede ser económicamente más eficiente que la fertilización completa con NPK, con un efecto agronómico similar.

En conclusión, con materias primas nacionales o importadas es posible elaborar mezclas físicas de alta calidad y mejor ajuste nutricional, adecuadas para la agricultura de precisión.

Fuente: El Surco