Porque la cantidad de agua que se va aplicando en el suelo es el vehículo perfecto para la distribución de los nutrientes. Esto obedece a que una verdadera solución nutritiva balanceada podrá distribuirse correctamente en el perfil del suelo siempre y cuando nuestro sistema esté perfectamente calibrado por los profesionales en equipos de riego. Los volúmenes de agua estarán a su vez influenciados por la tasa de evapotranspiración del cultivo, éste a su vez por el cultivo, el cultivo a su vez por la estructura y la textura del suelo y su manejo, y éstos a su vez por el tiempo, la frecuencia y la estación. Soludrip® y la metodología Justintime®, consideran todos esos aspectos.